''Al final, mi vida, se mide por cada Semana Santa''

Antonio Bejarano


RECOMENDACIÓN

Pero resulta que soy de Cieza-palabras mayores que imprimen carácter -;y soy ciezano, y eso pesa más que cualquier otra razón.[...]Esta tierra, que es la tierra en que cualquiera habría soñado nacer, la tierra en la que cualquier desearía vivir, la mejor tierra para sentir, la mejor tierra para amar,y, por qué no decirlo, la mejor tierra para que ,''cuando se apague nuestra breve luz y debamos dormir una última noche perpetua''- como decía Catulo-, nos dejemos arropar por el manto de San Bartolomé abrazados a la Atalaya. D.Rafael Salmerón Pinar. Pregón de Feria de la Feria y Fiestas de Cieza 2.013.En Honor a San Bartolomé.

martes, 24 de abril de 2018

INCIENSO Y PASIÓN: REPORTAJE FOTOGRÁFICO DE LA EXPOSICIÓN OBRA SACRA Y PROFANA DE JOSÉ CAPUZ MAMANO.

@JoseMariaCamara / @cristo_agonia

Tras la Semana Santa y los exámenes vuelve mi blog a su ritmo normal.Vuelve con mucho arte y con uno de los mejores escultores que ha dado el S.XX: D. José Capuz Mamano.

OBRA SACRA Y PROFANA EN LA OBRA DE JOSÉ CAPUZ MAMANO

Con motivo del 75 aniversario de la llegada del soberbio grupo escultórico de La Piedad, obra de José Capuz, a Cieza (Murcia), la Cofradía del Stmo. Cristo de la Agonía ha organizado una exposición en la Casa Efe Serrano que reúne 17 obras escultóricas y 21 bocetos en papel, obras de pequeño formato del escultor valenciano, una de las figuras claves del modernismo escultórico español. 

Resulta interesante que sea en el contexto cofrade en el que se haya fraguado esta muestra, que permite asomarse a una dimensión del artista alejada de los severos condicionantes formales de la imaginería procesional. Es el Capuz más genuino el que comparece en la exposición, desarrollando toda su potencia creadora a través de bocetos, vaciados y modelos que van jugando con los límites de la escultura figurativa en la temática profana; con hallazgos tan conmovedores como el grupo Mujeres saliendo del baño, pura sublimación de la narrativa elíptica, o el de la Mujer con niño, en el que la materia somete a la técnica para un discurso emocional de indudable poder sugestivo. 

La contemplación de esta selección de obras permite identificar el espacio conceptual en el que Capuz definió su personalidad escultórica, un halo de contornos permeables entre la organicidad naturalista de Rodin y la contundencia angulosa de Meunier. En cierto sentido, la exposición permite comprobar hasta qué punto Capuz traslada el nonfinito formal de Miguel Ángel al plano expresivo, requiriendo al espectador para que sea completado un discurso que adquiere matices nuevos en cada destinatario y aún en cada mirada. De ahí el sentido de permanente novedad que sugieren obras como el Niño con cordero o el Niño de la Concha, cuyo modernismo de trazo aparece verbalizado con una gracia libre de tentaciones academicistas. 


La contención, tan característica de la caligrafía del escultor valenciano, se manifiesta plácidamente en los varios Desnudos femeninos de la muestra, Como el de la Mediterranea y también en el contexto, ciertamente más dramático, de algunos pasajes mitológicos como el de Ícaro o Diana Cazadora. Quizá por eso, a modo de contrapunto, sea un bronce de La Piedad la pieza más sorprendente de la exposición, porque en ella el autor parece suspender esa moderación expresiva para dar rienda suelta a una emotividad explícita y llena de intensidad, envolviendo el abrazo casi desesperado de la Madre, tan imponente que casi alcanza el punto de reinvención de esta exploradísima iconografía. 

La versión de Capuz que más familiar resulta para el espectador avezado en imaginería contemporánea aparece también, en piezas magníficas como el bronce del Crucificado y la cabeza de escayola de Jesús Nazareno, cuyos modelos se emparentan con obras de maestría indubitada como el Cristo de la Fe, de Madrid, y el titular de la Cofradía marraja de Cartagena, respectivamente; que se presentan en la muestra como síntesis de la singularísima aportación del artista a la estatuaria religiosa nacional. Una singularidad que alcanza una audacia superlativa en su boceto de La Resurrección, en el que Cristo literalmente brota, lleno de vida, de la piedra inerte, rompiendo de forma metarrepresentativa las fronteras de la iconografía tradicional. 

Una atractiva exposición, en suma, dominada en fuera de campo por la presencia-ausencia del grupo procesional de La Piedad, obra magistral del patrimonio ciezano, y pieza fundamental de la trayectoria escultórica de José Capuz Mamano. 

La muestra puede visitarse en la Casa Efe Serrano de Cieza, en horario entre 11:00 horas a 14:00 y de 18:00 a 20:30 horas hasta el 29 de Abril de 2018.



COMPARTE POR FAVOR!.


Todo el material esta sujeto a  una licencia Creative Commons, y si alguien quiere alguna foto en particular debe ponerse en contacto conmigo.












































































José María Cámara Salmerón
Cofrade y Soñador
17/5/13

No hay comentarios: