''Al final, mi vida, se mide por cada Semana Santa''

Antonio Bejarano


RECOMENDACIÓN

Pero resulta que soy de Cieza-palabras mayores que imprimen carácter -;y soy ciezano, y eso pesa más que cualquier otra razón.[...]Esta tierra, que es la tierra en que cualquiera habría soñado nacer, la tierra en la que cualquier desearía vivir, la mejor tierra para sentir, la mejor tierra para amar,y, por qué no decirlo, la mejor tierra para que ,''cuando se apague nuestra breve luz y debamos dormir una última noche perpetua''- como decía Catulo-, nos dejemos arropar por el manto de San Bartolomé abrazados a la Atalaya. D.Rafael Salmerón Pinar. Pregón de Feria de la Feria y Fiestas de Cieza 2.013.En Honor a San Bartolomé.

lunes, 29 de septiembre de 2014

¿QUÉ SE CUENTA LA GENTE? :ENTREVISTAS A ROQUE BAÑOS

En Jumilla, la ciudad que vio nacer a un gran músico como es  D. Julián Santos nació en el año 1968 un compositor que hoy marca la diferencia en cada obra que compone, ya sean bandas sonoras, pasodobles o marchas procesionales,D.Roque Baños López.

Por decir algo de su grandísimo curriculum destacar varios premios GOYA de la Academia del Cine Español, seis nominaciones a los Premios de la Música desde el año 2001 hasta la actualidad y trabajos para directores de cine tan importantes como Álex de la Iglesia, Daniel Monzón, Carlos Saura etc.



Actualmente se encuentra acabando la banda sonora de Torrente 5.

Todas palabras son pocas para describir a este genio de la música.Para terminar os dejo con dos entrevistas que le realizaron a este genial compositor.

Que las disfruten.

¿Roque Baños es practicante y aficionado al deporte?
Hago deporte todos los días. Practico natación unas tres veces a la semana, aunque ya sé que no se nota mucho porque ya tengo 46 años y la edad es lo que tiene. Ahora no puedo hacer deporte de competición porque tuve dos esguinces en un pie y uno en el otro cuando jugaba al baloncesto.
¿Y de qué jugaba?
De base, más o menos, aunque todo esto, por supuesto, a nivel amateur. Lo hacía por gusto.
¿Pero eso fue cuando era niño en Jumilla?
No, en Madrid, en los años en los que estuve en el ejército. Yo fui Sargento durante once años y jugábamos bastante al baloncesto. Ahora lo que más hago es fitness, pero todo con mucho cuidado y mucha calma.
¿Y cuando practica deporte se pone música como muchos hacemos para relajarnos?
La verdad es que no, porque ese momento es en el que descanso de la música, desconecto. Yo tengo la música en mi vida todo el tiempo salvo cuando duermo, claro.
Creó el himno del UCAM de baloncesto, el del Montesinos Jumilla y ha reeditado el del Murcia...
Bueno, el del Montesinos Jumilla no es mío, es de Julián Santos, ahí hubo un poco de confusión, pero ayudé a la orquestación.
¿Se inspiró en sus años de baloncesto para el del UCAM?
Por supuesto. Me sirvieron esos años de baloncesto y también el componente que aporta el ejército de disciplina y de trabajo en equipo, el creer que todos somos importantes hacia un único objetivo, que es superarse y ganar, una unión dictada un poco por la disciplina, pero también por la creencia de que todos juntos lo podemos conseguir.
¿Le horroriza el sonido de la afición gritando en un pabellón?
A mí no, yo me sumo.
Usted vide mucho tiempo en Los Ángeles. ¿Va a ver a los Lakers?
He ido en varias ocasiones a ver los Lakers. La verdad es que no voy tanto como me gustaría, ya no solo en Los Ángeles, sino aquí también, porque no tengo tanto tiempo como para estar pendiente de lo que ocurre en la NBA o en el baloncesto en España.
¿Y Pau Gasol, qué tal?
Lo conocí un día en una cena, fue una charla muy corta, pero muy bien.
Y el fútbol, ¿le atrae?
Me gusta, veo algunos partidos, pero el problema es que no tengo tiempo, pero sin embargo, sí que hago hueco en acontecimientos como los Mundiales, pero ya no solo cuando juega España, sino por otros muchos partidos que hay que ver.
¿No se ha animado con el fútbol americano y el béisbol?
No, eso no, es que no me gusta porque son cuatro o cinco horas en el estadio, sentado a ver qué pasa. No es como el baloncesto, que es un espectáculo, no solo el partido en sí, sino todo lo que hay alrededor.
¿Le costó trabajo reeditar el himno del Murcia con letra de Julio Reyes que compuso Julián Santos en los años 80?
Nunca son fáciles estas cosas. Lo más complicado siempre es saber hasta dónde tienes que llegar, cuándo tienes que dar por terminado un trabajo. Eso es lo que más cuesta. Cualquier creador nunca da por terminada una obra, y nunca se puede decir que algo te ha costado más o menos.
¿Y le llama la atención algún himno de fútbol?
Desde un punto de vista técnico no, pero los himnos están para que la gente los recuerde, que sean fáciles y pegadizos, pero no puedo decir que haya un himno que me haya tocado.
¿Del Madrid o del Barça?
No, no, no, yo del Barcelona no. Tengo más afinidad por los equipos de Madrid. Siempre había sido un poco más afín al Real Madrid, pero es cierto que en la final de la Liga de Campeones mi corazón estaba con el Atlético, aunque me cabreé porque los vi jugar muy mal, y ante unos jugadores como los que tiene el Madrid, no se puede estar 50 minutos defendiendo.
Usted tiene varios Goyas. ¿A quién le daría uno en el deporte?
A Nadal porque creo que es un luchador nato y una persona muy sencilla, muy natural. Cuando le conocí me pareció un tío de lo más normal, natural, que no tiene ningún tipo de caprichos, y eso que es el número del mundo.
Vamos a ponernos filosóficos. ¿Cree que falta naturalidad en este mundo?
Hombre, yo no me atrevería a decir en este mundo, pero sí que en el mundo de las estrellas, en cualquier ámbito, ya sea del deporte, el cine o la música, hay demasiado divo. Nunca debes olvidar tus raíces, de dónde vienes y que nadie es más que nadie.
¿Recomienda el vino de Jumilla en Estados Unidos y Londres?
En Los Ángeles compro siempre vino de Jumilla, que por allí, aunque parezca increíble, hay más que en España. El mercado de Jumilla realmente está en Estados Unidos.
Por último, ¿en qué proyectos está trabajando actualmente?
Ahora estoy en Londres haciendo una película, Heart of the Sea, con un director americano, Ron Howard, por cierto, su última película, Rush, va sobre la Fórmula 1, la historia de la competitividad entre Nicky Lauda y James Hunt. Es una historia real que inspiró al escritor de Moby Dick. Y están por estrenarse El Niño y otra sobre la vida de Cantinflas, que es una de las películas más importantes que se han hecho en México.
Gracias y siga haciéndonos disfrutar.
Muchas gracias a ti.

  • Ante todo, enhorabuena por el galardón que te entregó el FICC. ¿No te parecen importantes estos reconocimientos, tal como está la situación del cine en España?
Sí que me lo parece. De hecho, siempre lo he concebido así, antes y ahora también. Estoy muy contento por el galardón, especialmente, porque es un reconocimiento a mi carrera y, además, viene de la mano de un festival que lleva muchas ediciones apostando por el cine y que además se hace en mi tierra.
  • Tu traslado era algo esperado por los que llevamos años pensando que merecías algo más que los sinsabores de la industria nacional. ¿Cómo te están tratando al otro lado del charco?
La verdad, me siento muy cómodo allí. Todas las personas de los equipos de las tres películas en las que he trabajado hasta ahora me han hecho sentir muy a gusto, prácticamente como en casa.


  • ¿Cuáles son las diferencias fundamentales que encuentras entre la forma de trabajar estadounidense y la española?
Por el momento no he percibido notables diferencias. Supongo que depende de los directores, claro, pero ninguno ha alterado en gran medida mi forma habitual de trabajar.
  • ¿Cuál suele ser tu relación con los directores? ¿Depende mucho de cada uno?
Por supuesto. Hay gente con la que te compenetras mejor que con otra, pero por regla general estoy muy contento con la relación que he mantenido con todos los que he trabajado. De hecho, incluso, hemos acabado siendo amigos.
  • Entre otros importantes cineastas españoles has colaborado con Álex de la Iglesia, ¿cómo es trabajar con él?
Siempre he disfrutado mucho trabajando con él, porque ha sabido explotar una parte de mí, que en otras producciones de diferente género, no he podido desarrollar porque no lo ha requerido la producción en sí.

  • ¿Piensas quedarte en Los Ángeles o prefieres regresar a España y no desligarte de los potenciales proyectos que pueda ofrecerte el cine patrio?
Paso, prácticamente, la mitad del tiempo allí y la otra mitad aquí. Mi intención, por el momento, es continuar de esta manera, pero eso no significa que quiera desvincularme de España ni de los proyectos en los que pueda colaborar. Se puede compatibilizar perfectamente.
  • ¿Cuáles han sido las circunstancias que te han llevado a trabajar con Ron Howard?
Fui recomendado a él por parte de Hans Zimmer y, paralelamente, por Guillermo del Toro. Hans se ha portado como un verdadero colega y a ambos les agradezco mucho su apoyo. De hecho, fue Ron quien me lo dijo, pues ni Hans ni Guillermo me comentaron nada al respecto. Tuve una reunión con él, le mandé músicas que había compuesto para otras producciones y quiso que trabajase con él y está siendo una experiencia maravillosa.
  • ¿Sabes si el hecho de elegir a un compositor español fue algo impuesto por la productora?
Sé que en principio buscaban un compositor español, pero no era requisito sine qua non.

  • ¿Qué compositores actuales admiras?
Hay muchos, no te los podría decir todos… desde los americanos como John Willams, hasta europeos como Gabriel Yared o Patrick Doyle. Pero mi ídolo siempre ha sido Bernard Hermann.
  • ¿Crees que la música está lo suficientemente valorada dentro de la industria del cine?
En Estados Unidos sí, desde luego. En España, por desgracia, no tanto quizás. Aunque fuera de nuestras fronteras se reconoce y se valora mucho el talento español en este ámbito.
  • ¿Podrías contarnos cómo es la jornada de trabajo un compositor?
De un compositor, no sé, sólo te puedo contar la mía, y no sé si esa rutina es la misma para todos. A mí me encanta empezar bien temprano por la mañana, que es el momento en el que estoy más despejado. Voy al gimnasio, como, una siesta y retomo el trabajo. A veces hasta la madrugada, si es necesario, pero si no, paro a cenar, veo una película, si no es muy tarde y me acuesto… poco más.
  • ¿Dónde sueles encontrar inspiración?
Depende. La mayor parte de las veces, en el mismo proceso de creación, buscando el tema en mi piano. Pero ha habido ocasiones que un ruido me ha inspirado un ritmo, una melodía… ¡incluso la sirena de la policía, como en ‘Evil Dead’!
  • ¿Sueles trabajar a partir de un guion, de ideas que aporta el director o necesitas metraje de la película?
Me mandan el guión y de ahí, a veces, me surgen melodías que luego desarrollaré cuando ya tenga el montaje definitivo de la película. Después de reunirme con el director y que acordemos el estilo, el tono y qué escenas tendrán que llevar música y cuales no.
  • El remake de ‘Oldboy’ fue controvertido desde su anuncio, causa sorpresa cuando se versiona una película que estaba perfecta. Incluida la música. No debió ser un trabajo fácil, ¿puedes contarnos lo que te pidió Spike Lee?
En este caso, las directrices me las marcaron, directamente, los productores. Pero sé que él quedó muy satisfecho con el resultado. Según declaró, públicamente, una de las cosas que más le había gustado de la película fue la música. Para mí fue todo un reto, no sólo porque tuve tan solo 2 semanas para hacer más de 80 minutos de música, si no porque conozco bien la original y como bien dices es un trabajo perfecto de cine y música. Pero evidentemente el trabajo de Spike fue muy distinto, aún basándose en la coreana. Aquí buscaban más una historia de amor dentro de un thriller, por tanto la música fue totalmente nueva para este fin.
  • ¿Sabes ya en que te embarcarás una vez termines la colaboración con Howard?
‘El niño’ de Daniel Monzón, ‘Alfred & Anna’, un largometraje de animación de producción española, y algún otro proyecto que por cláusulas de confidencialidad aún no puedo desvelar.







José María Cámara Salmerón
Cofrade y Soñador
17/5/13

No hay comentarios: